Si eres una persona intolerante a la lactosa con la intención de comer comida típica en Austria, lamento decir que es prácticamente imposible. La gastronomía austriaca en general lleva leche, queso o derivados en la gran mayoría de sus platos. Pero aquí te traigo varias opciones donde puedes comer sin lactosa en Innsbruck.

Bien es verdad que en multitud de restaurantes, las cartas y menús vienen con los alérgenos especificados (como pasa cada vez más en la mayoría de países, sobre todo en grandes ciudades), lo que facilita inmensamente la tarea del comensal intolerante antes de elegir un plato.

Si eres una persona con algún tipo de alergia, intolerancia o problema alimenticio, te habrás enfrentado más veces de las que te gustaría a esa persona impertinente que resulta casi ofendida cuando hacemos una pregunta acerca de los ingredientes o preguntamos amablemente si se podría preparar cierto plato sin esto o aquello. No, no soy una tiquismiquis, es que NO PUEDO comerlo.

Personalmente, no sería la primera vez que me he ido de un restaurante por la falta de empatía de la persona que me estaba atendiendo, o que me he puesto a llorar de impotencia al ver que no podía comer absolutamente nada en una carta de 20 páginas. True story.

Comida tirolesa

Stiftskeller – para el típico Schnitzel

La verdad es que no he visitado aún todos los restaurantes típicos tiroleses que hay en Innsbruck, pero los que conozco son siempre más de lo mismo. Normalmente todo lleva lactosa, excepto un par de ensaladas o algún plato que se aleja mucho de lo que yo personalmente estoy dispuesta a comer. En el último mi única opción era Kalbskopf, literalmente cabeza de ternera.

El Stiftskeller (Stiftgasse, 1-7) es sin duda la mejor opción y de momento la única que he podido encontrar para poder comer algo tradicional y sin lactosa en Innsbruck. Su situación en pleno centro es incomparable, y tanto su interior como su muy conveniente terraza exterior tienen la decoración y atmósfera típica tirolesa.

Algo que me gusta mucho de la carta de este restaurante, es que no escriben los alérgenos del plato en general, sino que lo especifican en cada uno de los componentes del plato. Así podrás aclararte mejor a la hora de preguntar si sería posible prescindir de algo en concreto.

Las opciones son mayoritariamente carnívoras, pero personalmente destacaría el Schnitzel, ya que en este caso no lleva mantequilla, algo bastante habitual en otros establecimientos. Como sabéis, lo que para nosotros no sería más que un escalope, es el plato más famoso de toda Austria.

Para más información, podéis ver aquí el menú completo.

Opciones veganas y vegetarianas

Green Flamingo

Abierto hace relativamente poco y todo un hit entre la comunidad vegana de Innsbruck, Green Flamingo (Fürstenweg, 7) es probablmente la mejor opción si te apetece una hamburguesa o pizza sin tener que preocuparte demasiado por tu salud.

Todos los platos están libres de ingredientes provenientes de animales, y aunque no seas una persona vegetariana o vegana, muchas veces es la mejor opción si no quieres complicarte la vida.

Creo que ya he podido probar todos los platos, si bien es verdad que la carta es un poco limitada y mi recomendación es la lasaña de verduras. Te sorprenderá el logrado sabor de la bechamel o el queso fundido. No dejes de aprovechar y probar alguno de sus postres con total tranquilidad.

En este enlace encontraréis toda la información. Como es un local pequeño, es muy recomendable reservar.

Olive

Con su acogedora atmósfera, su bonita decoración y su deliciosa comida, Olive (Leopoldstraße, 36) es sin duda una apuesta segura para comer sin lactosa en Innsbruck.

La carta va desde pizzas y hamburguesas hasta platos algo más elaborados, siempre con los ingredientes más frescos y de mejor calidad.

El único inconveniente de Olive es su horario, está abierto (en el momento que escribo este post) de 08:00 a 14:30 y sólo de miércoles a domingo, un poco ajustado para personas acostumbradas al típico horario español. Pero siguiendo el donde fueres, haz lo que vieres, siempre puedes adaptarte un poco a las costumbres austriacas e intentar comer a mediodía.

De todas formas, hasta hace poco abrían sólo durante semana, por lo que mi recomendación es consultar el horario antes de ir. Normalmente está siempre lleno, por lo que no está de más reservar una mesa con antelación. No tienen página web, pero en su página de Facebook tenéis toda la información.

Cocina internacional

Victoria Sushi

De las ofertas de comida japonesa y asiática en Innsbruck, Victoria Sushi (Kaiserjägerstraße, 4a) es sin duda mi favorita para encontrar opciones sin lactosa.

Bien en sabido por todos que la presencia de leche o derivados lácteos en la cocina asiática es mínima, pero aún así encontrarás también la carta con todos los alérgenos detallados.

Tienen infinididad de variedades de sushi y diferentes combinaciones en sets, pero además otras muchas opciones si no te consideras fan del plato estrella japonés. Además los precios están muy ajustados para tratarse de Austria.

Si vas a ir durante el fin de semana, te recomiendo reservar con antelación porque normalmente está siempre lleno de gente y no es un local demasiado amplio. También puedes pedir tu comida desde una aplicación móvil de servicio a domicilio, o recogerla directamente en el restaurante.

Toda la información, así como la carta, están en su web

D-Werk

La especialidad de D-Werk (Innrain, 30a) son los döner, que podrás encontrar en gran variedad de formas y combinaciones de ingredientes. El menú cuenta también con ciabattas y bowls. Podéis consultar su web.

Se ubica a pocos metros de Markplatz, por lo que es una opción ideal si estáis por la zona. Si bien es verdad que muchos de los platos llevan lactosa, también encontraréis muchos sin ella, así como opciones veganas y vegetarianas. De todas formas, en el menú tenéis una vez más todos los alérgenos detallados.

Es además un restaurante que utiliza mayoritariamente productos locales y orgánicos, los utensilios para comer son 100% reciclables y muchos de ellos están hechos de bambú.

Vapiano

Para aquellos que no lo conozcan, Vapiano (Leopoldstraße, 1) es una franquicia alemana de comida italiana en estilo comida rápida. Podríamos llamarla de ese modo ya que se prepara todo en el momento y delante de ti en escasos minutos. Tienen una amplia variedad de ensaladas, pizzas y pasta. Podéis consultar aquí la carta.

La dinámica del restaurante es también curiosa si no has estado antes, ya que a la entrada recoges una tarjeta que utilizas cada vez que pidas un plato o una bebida. En ella se va añadiendo todo lo que consumas, y a la salida entregas la tarjeta y pagas todas las consumiciones.

En la carta no están detallados los alérgenos como lo hacen en otros establecimientos, pero sí se especifica si el plato se puede preparar vegano, vegetariano, sin lactosa o sin gluten.

Himal

Es uno de los restaurantes más populares en Innsbruck, y si os apetece darle una oportunidad, es necesario que reservéis con antelación.

Himal (Universitätsstraße, 13) ofrece típica comida nepalí a buen precio, con una gran variedad de platos muy sabrosos y bien elaborados. El local está en pleno centro y es muy acogedor, ofreciendo la posibilidad de elegir entre una mesa normal o sentarse en el suelo.

Aunque bien es verdad que la mayoría de los platos llevan leche o derivados, algunos son aptos para intolerantes como podréis ver detallado en la carta. También cuentan con un par de opciones veganas. Para más información, podéis consultar su web.

Thai-Li-Ba

Este amplio y céntrico restaurante, localizado en el interior de las Rathausgalerien, ofrece una amplia variedad de comida tailandesa, además de alguna que otra especialidad asiática.

Las porciones son abundantes, elaboradas con ingredientes frescos y a buen precio para ser el centro de Innsbruck. La carta cuenta una vez más con las especificaciones de todos los alérgenos, lo que facilita la tarea de elegir el plato. Hay muchísimas opciones diferentes que no llevan lactosa, por lo que seguro encontréis algo que se adapte a vuestro gusto.

Cuenta también con una amplia y tranquila terraza, por si os apetece comer al aire libre, y la cocina es visible desde todos los puntos del restaurante, por lo que puedes ver a los cocineros preparando la comida. Si os animáis a ir en fin de semana, especialmente para la hora de la cena, os recomiendo reservar.

Futterkutter Innsbruck

Mi última recomendación no es un restaurante propiamente dicho, son dos chicos que tienen un carrito en una bici en el centro de Innsbruck, y venden comida hecha en el día en tarros de cristal.

Los platos están inspirados en diferentes tradiciones culinarias del mundo, utilizando siempre ingredientes frescos, sanos, de temporada y muy bien combinados. Normalmente ofrecen tres opciones diferentes cada día, y su menú lo puedes ver con antelación tanto en la web como en su perfl de Instagram.

Los puedes encontrar en Franziskanerplatz, en pleno centro de Innsbruck, justo delante de la Hofkirche. El horario es de 11:30 a 13:30 y los precios van normalmente entre los 6 y los 9 euros.

Si el tiempo acompaña puedes sentarte en uno de los bancos de la plaza o acercarte hasta el próximo Hofgarten, para disfrutar de una deliciosa comida. Los alérgenos por el momento no están escritos en el menú, pero a veces tienen opciones sin leche al ser recetas de inspiración asiática, y siempre se puede preguntar.

Mahlzeit!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.