Como todo el mundo sabe, ver Londres al completo en un día es imposible. Pero lo que sí es posible, es recorrer en unas cuantas horas los lugares de interés más importantes de la ciudad. En este post te desvelamos el mejor itinerario para descubrir Londres a pie en un día. Pero eso sí, sin dormirse mucho en los laureles.

Itinerario perfecto para primerizos

La última vez que tuve la suerte de visitar Londres, fue un viaje express planeado casi en un aquí te pillo, aquí te mato. Como otras veces habíamos podido ya disfrutar con calma de todos los museos y monumentos, decidimos que íbamos simplemente a recorrer los lugares más emblemáticos de la capital británica. Puede parecer mucho (y lo es), pero hemos comprobado que, en unas cuantas horas y sin entretenerse demasiado, se puede hacer sin más problema que un dolor de pies.

Es un itinerario perfecto si es tu primera vez en Londres y sólo dispones de un día. Si tienes sólo unas cuantas horas porque te pilla de camino a otro destino, puedes quitar alguna parada o acortar el itinerario, adaptándolo al tiempo del que dispongas.

Whitehallstreet en Londres
Whitehall Street en Londres. ©2020 Viajes casi perfectos

Por dónde empezar

En nuestro caso, el vuelo nos llevaba al aeropuerto de Stansted, y nuestro punto de partida en el centro de la ciudad iba a ser Liverpool Street Station. El recorrido finaliza en Hyde Park, ya que nos pareció muy buena idea poder descansar un rato en el parque tras la gran caminata. Cogeríamos el autobús de vuelta en Victoria Station (aunque también nos quedaba cerca la parada de Baker Street). Pero por supuesto, hacer el recorrido a la inversa también es posible.

La compañía de autobús con la que siempre nos desplazamos desde el aeropuerto de Londres es Terravision, aunque también podéis echar un vistazo a National Express. En este caso, teniendo en cuenta el trayecto hasta la parada que nos interesaba, con Terravision ahorrábamos un poco de tiempo. El precio del billete sencillo es de 8 libras (unos 9 euros). La duración del viaje es de unos 85 minutos.

Si queréis ahorrar un poco más de tiempo, podéis decantaros por el tren Stansted Express, pero es bastante más caro.

Primera parte del itinerario

Recorrido a pie de la primera parte del itinerario. ©2020 Viajes casi perfectos

Torre de Londres – Tower of London

Qué mejor toma de contacto al llegar a la ciudad que admirando la Torre de Londres con su icónico Puente de Londres como telón de fondo. Desde la estación de Liverpool Street, llegaremos en unos 15 minutos a pie.

Fundada hacia finales de 1066, la Torre Blanca que podemos admirar desde el exterior y que da la fama a todo el conjunto, fue construida en 1078 bajo el reinado de Guillermo el Conquistador.

Un día en Londres: Torre de Londres. La Torre Blanca en el centro y la doble muralla
Torre de Londres. La Torre Blanca en el centro y la doble muralla. ©2020 Viajes casi perfectos

Se trata de un conjunto de varios edificios, rodeados por dos anillos concéntricos de muros defensivos y un foso. A pesar de sus continuas modificaciones a lo largo de los años, la estructura general que podemos contemplar en la actualidad se ha mantenido prácticamente intacta desde el siglo XIII.

Se ha utilizado como palacio, observatorio, armeria, zoo y prisión. Es este último uso el que le ha dado mayor popularidad. No dejes de buscar la Puerta de los Traidores – Traitors Gate – en el lado del muro que mira al Támesis. Era la puerta por la que los prisioneros entraban a la torre.

Esta recomendación de itinerario es idónea para ver Londres en un día, pero para los que tengan más tiempo, o simplemente prefieran visitar menos cosas pero con más calma, el precio de la entrada es de 24,80 libras (unos 28,20 euros) para adultos y 11,50 libras (unos 13 euros) para niños. El horario es de martes a sábado de 09:00 a 16:30, domingo y lunes desde las 10:00.

Puente de la Torre – Tower Bridge

Caminando a lo largo del Támesis y dejando la Torre de Londres a nuestra izquierda, tenemos una vista maravillosa del icónico Puente de la TorreTower Bridge.

Un día en Londres: Puente de la Torre de Londres desde la ribera del Támesis
Puente de la Torre de Londres desde la ribera del Támesis. ©2020 Viajes casi perfectos

Es un puente colgante y levadizo, construido entre los años 1886 y 1894. Su estructura está compuesta por dos torres, unidas por dos pasarelas horizontales en su parte central superior. En su parte inferior, por donde circulan vehículos y peatones, se encuentran las dos hojas capaces de elevarse 86 grados para dar paso al tráfico del Támesis. Los dos vanos en los laterales son puentes colgantes. Si os interesa saber más sobre aspectos técnicos del puente, está todo muy bien explicado en este enlace.

Un día en Londres: Puente de la Torre de Londres
Puente de la Torre de Londres. ©2020 Viajes casi perfectos

Para los que tengan interés, se puede ver el funcionamiento interno del puente y conocer más toda su historia, además de disfrutar de las vistas desde su – no apto para personas con poca afición a las alturassuelo de cristal. El precio de la entrada para adultos es de 9,80 libras (unos 11,20 euros) y 4,20 libras (unos 4,80 euros). El horario de abril a septiembre es de 10:00 a 17:30, y de octubre a marzo de 09:30 a 17:00.

The Globe Theatre

Tras cruzar el Puente de la Torre, seguimos nuestro camino hacia la derecha, siguiendo nuevamente la ribera del río Támesis.

Un día en Londres: Puente de Londres
Vista del Puente de la Torre desde el otro lado del Támesis. ©2020 Viajes casi perfectos

Un ameno paseo nos llevará hasta nuestro siguiente punto del recorrido: el famoso The Globe Theatre.

Lamentablemente, no se trata del edificio original, construido por la compañía teatral de William Shakespeare en el año 1599. Ese fue destruido por un incendio (algo muy típico) en 1613. Un año después se construyó en el mismo sitio un segundo The Globe , pero fue cerrado por orden de los puritanos en 1642 y derribado pocos años más tarde.

Esta tercera versión que podemos contemplar hoy en día, es una reconstrucción aproximada que data de 1997, y que se encuentra a unos 230 metros de su ubicación original.

The Globe Theatre de Londres
The Globe Theatre. ©2020 Viajes casi perfectos

Para los muchos admiradores de Shakespeare y del teatro en general, la web nos ofrece un montón de contenido multimedia que bien merece una visita. Así como una preciosa vista del interior de 360º.

Los que se animen en visitar el interior y su sala de exposiciones, el precio es de 17 libras (unos 19,20 euros) para adultos y 10 libras (unos 11,30 euros) para niños. El horario de apertura es de 09:30 a 17:00.

Tate Modern

Si seguimos caminando tan sólo un poco más en paralelo al Támesis, encontramos la Tate Modern, el Museo Nacional Británico de Arte Moderno.

Esta maravillosa colección está ubicada en un edificio no menos impresionante. Se trata de la antigua central de energía de Bankside (su estructura y chimenea ya nos daban una pista), construida en dos fases en 1947 y 1963. En 1981 fue cerrada y, tras presentarse el proyecto de remodelación a concurso, los encargados de darle el aspecto que vemos actualmente fueron los arquitectos suizos Herzog & de Meuron.

Londres en un día: Tate Modern
Tate Modern. ©2020 Viajes casi perfectos

El museo fue abierto al público en mayo del 2000 y es uno de los museos más visitados del mundo. A parte de la arquitectura en sí misma, y de la adaptación del espacio para su nuevo propósito, en su interior podemos contemplar obras de Dalí, Rothko, Warhol o Picasso, entre otros.

Si sólo contáis con un día en Londres, es normal que no dediquéis unas cuantas horas en visitar el museo, ya que este itinerario os llevará casi el total de la jornada. Pero, de todas formas, os recomiendo que os acerquéis a ver la Sala de las Turbinas, el espacio principal del edificio. La entrada es gratuita y os llevará tan solo unos minutos.

El horario es de 10:00 a 18:00 de domingo a jueves; viernes y sábado hasta las 22:00.

Puente del Milenio – Millenium Bridge

Desde la Tate Modern, cruzamos el famoso y peatonal Millenium Bridge, el puente colgante que une la zona de Bankside con la City de Londres.

Diseñado conjuntamente por el arquitecto Norman Foster, el escultor Anthony Caro y los ingenieros de Arup, fue inaugurado en el año 2000 y tuvo que ser cerrado al público tan sólo dos días después. El motivo fue que al llenarse de peatones, el puente experimentaba un balanceo inusual y un poco alarmante. Podéis ver el vídeo en este enlace. Tras dos años cerrado y sufriendo modificaciones, volvió a ser transitable en 2002.

Catedral de San Pablo – St. Paul’s Cathedral

Una vez hemos cruzado el puente, seguimos unos 5 minutos a pie en línea completamente recta y vamos a dar a la Catedral de San Pablo, uno de los edificios más famosos e importantes de la ciudad de Londres. Es también la segunda catedral más grande de toda Inglaterra (Liverpool es la primera).

Londres en un día: Catedral de San Pablo de Londres
Catedral de San Pablo. ©2020 Viajes casi perfectos

Fue construida siguiendo el estilo barroco inglés entre los años 1676 y 1710, por el arquitecto Christopher Wren. Durante estos años se llevó a cabo un gran programa de reconstrucción de toda la ciudad, después de que el fatídico Gran Incendio de 1666 tuviera lugar.

No voy a entrar en muchos detalles en cuanto a la estructura arquitectónica, pero si hay algo que aquí destaca es la majestuosa cúpula. Inspirada en la cúpula de la Basílica de San Pedro del Vaticano de Miguel Ángel y en la de la Iglesia de Val-de-Grâce de Mansart.

En ella se han llevado a cabo importantes acontecimientos, como la boda entre el Príncipe Carlos y Diana de Gales, y los funerales de Winston Churchill, Margaret Thatcher o, más recientemente, del diseñador Alexander McQueen.

Si os interesan las catedrales, tenéis tiempo suficiente y ganas de gastar unas cuantas libras, no dejéis de visitar su interior. El precio es de 18 libras para adultos (unos 20,35 euros) y 8 libras para niños (unos 9 euros). Bastante elevado, como todos los precios en Londres.

Covent Garden

Dejando la entrada de la Catedral de San Pablo a nuestras espaldas, seguimos a pie unos 25 minutos, primero por la animada Fleet Street, y luego por Strand hasta llegar a Southampton Street a nuestra derecha. Subimos por la calle Southampton y llegamos justamente a uno de los lados del Apple Market de Covent Garden.

Covent Garden es un barrio muy animado donde se concentran teatros, tiendas, puestos artesanos, cafés, restaurantes… El Apple Market es lo más conocido e icónico, con sus variopintas pequeñas tiendas y puestos de flores. Fue construido en 1660 y rehabilitado en 1974, dándole el aspecto que vemos ahora. Acercaos también a ver en un momento la importante Royal Opera House.

Flores en el Apple Market. Foto cedida por Polinomios ©2020 Viajes casi perfectos

Si, como en nuestro caso, habéis llegado a la ciudad por la mañana, tendríamos ahora que parar a comer y a hacer un pequeño descanso. A pesar de ser una zona turística y céntrica, es muy adecuada porque podemos encontrar todo tipo de comida. Si la energía y el buen tiempo os lo permite, siempre podéis comprar algo y comerlo por el camino.

Siguiendo por esta zona, continuamos por Garrick Street y enlazamos con Cranbourn Street. Van a dar a Leicester Square, plaza rodeada de cines donde se celebran los estrenos cinematográficos en Reino Unido. No te pierdas el mítico Odeon y la estatua de Charles Chaplin.

Segunda parte del itinerario

Itinerario Londres en un día.
Recorrido a pie de la segunda parte del itinerario ©2020 Viajes casi perfectos

Piccadilly Circus

Siguiendo con el itinerario de un intenso día en Londres, salimos de Leicester Square por Coventry Street. Por la primera calle hacia la derecha, veremos la entrada al barrio chino o Chinatown. Podemos acercarnos un momento a ver la puerta y los farolillos. Si aún no habéis almorzado, la comida china puede ser una opción algo más económica que cualquier otra cosa en Covent Garden.

Tras volver sobre nuestros pasos, y siguiendo por Coventry Street llegamos a Picadilly Circus. Una de las intersecciones más famosas del mundo y todo un símbolo de Londres.

Picadilly Circus.

Este espacio público construdio en 1819, es conocido por sus grandes pantallas publicitarias de neon y el memorial a Lord Shaftesbury con la estatua de Eros. En realidad esto es una creencia popular, ya que la estatua representa a Anteros, hermano de Eros, pero que simboliza el amor maduro (y no frívolo).

Eros o Anteros.

Los dos edificios más importantes que aquí podemos contemplar son el Criterion Theatre al sur y el London Pavillion al noreste.

Plaza de Trafalgar – Trafalgar Square

Dejando los neones a nuestra espalda y a Eros a nuestra izquierda, tomamos Regent Street y seguimos unos 5 minutos a pie hasta llegar a Pall Mall. Continuamos hacia nuestra izquierda por Pall Mall y en pocos minutos llegaremos a Trafalgar Square.

Londres en un día: National Gallery desde Trafalgar Square
National Gallery desde Trafalgar Square. ©2020 Viajes casi perfectos

La famosa plaza, cuya apariencia actual fue terminada en 1845, fue construida para conmemorar la Batalla de Trafalgar en 1805. Batalla en la cual la armada británica venció a las armadas francesa y española frente al Cabo de Trafalgar, en Cádiz.

Se trata de una gran explanada rodeada de calles por tres lados y por la National Gallery por otro. La columna con la estatua del almirante Nelson está situada en el centro, rodeada de fuentes diseñadas en 1939 y de los famosos cuatro leones de bronce. Cuenta la leyenda que el metal utilizado para esculpirlos proviene de la fundición de uno de los cañones de la flota francesa.

En el lado norte de la plaza se ubica en lo alto de las escaleras, la importantísima National Gallery, la pinacoteca más importante de Londres y una de las mejores y más visitadas del mundo. En ella podemos contemplar pinturas principalmente europeas de entre los años 1250 y 1900, por lo que abarca una amplia variedad de estilos artísticos. Estas son las obras más destacadas de la colección.

Entrada a la National Gallery de Londres
Entrada a la National Gallery de Londres. ©2020 Viajes casi perfectos

Para mí, es una de las visitas imprescindibles en Londres si se dispone de tiempo suficiente, o si se tiene tan sólo unas horas pero mucho interés en pintura. La entrada es gratuita y el horario es de 09:00 a 18:00 de sábado a jueves y hasta las 21:00 los viernes.

Big Ben

Dejando Trafalgar Square a nuestras espaldas, nos dirigimos ahora hacia Whitehall Street. Tras pocos minutos caminando, veremos a nuestra derecha la famosa Downing Street, en cuyo número 10 reside el Primer Ministo británico. Seguimos un poco más por Parliament Street y llegamos a Parliament Square Garden. A nuestra izquierda podemos contemplar ya el Big Ben.

La Torre del Reloj – Clock Tower – desde el jubileo de la reina en 2012 llamada Elisabeth Tower, alberga el reloj de cuatro caras más grande del mundo: el Big Ben.

Las Casas del Parlamento y el Big Ben desde el Puente de Westminster.

El cuerpo de la torre de 61 metros, más otros 35 metros que mide el capitel, fue completado en 1858 siguiendo el estilo neogótico. Mismo estilo que el contiguo Palacio de Westminster (conocido como Houses of Parliament o Casas del Parlamento), ambos construidos tras la destrucción del edificio anterior en un incendio en 1834. El reloj fue instalado posteriormente, en 1885, por orden de la Reina Victoria. Se dice que quería que fuese visible desde el Palacio de Buckingham, para saber cuándo los parlamentarios estaban trabajando.

Tras contemplar el mayor icono de la ciudad de Londres, podemos acercarnos al Puente de Westminster. Si llegamos hasta la mitad podemos tener una bonita vista de las Casas del Parlamento a un lado y del London Eye al otro.

Westminster Abbey – Abadía de Westminster

Aunque el origen de esta abadía está en forma de santuario en el año 616, cabe apuntar que los inicios de la construcción de estilo gótico que hoy vemos datan del siglo XIII, de la mano del rey Erique III. Los añadidos se fueron haciendo desde entonces y hasta el siglo XVIII.

La abadía de Westimster es conocida y principalmente visitada por ser el lugar de enterramiento de numerosas celebridades británicas, desde monarcas a figuras tan importantes como Isaac Newton, Charles Dickens, Händel o Sthephen Hawking. Algo que personalmente me maravilla.

Pero también es el lugar donde se celebran todas las coronaciones de los y las monarcas ingleses desde Guillermo el Conquistador en 1066. El trono que se utiliza en la ceremonia, se encuentra en el interior de la abadía.

Además, aquí se han celebrado alguna que otra boda real, como la del Príncipe Guillermo y Kate Middleton en 2011. Así como también el funeral de Diana de Gales.

Londres en un día: Abadía de Westminster
La Abadía de Westminster en su lado norte. ©2020 Viajes casi perfectos

Para los que prefieran conocer la Abadía, antes que visitar otros puntos del itinerario a lo largo de este día en Londres, el precio de la entrada es de 22 libras para adultos (unos 25 euros) y 9 libras (unos 10,25 euros) para niños. Es un precio elevado, pero en mi opinión es una visita imprescindible para todo aquel interesado en la cultura y la Historia de la humanidad.

El horario es lunes, martes, jueves y viernes, de 09:30 a 15:30; los miércoles hasta las 18:00 y los sábados hasta las 13:30.

Buckingham Palace – Palacio de Buckingham

Dejando la portada principal de la Abadía de Westminster a nuestras espaldas, continuamos por la calle Sorey’s Gate a nuestra derecha. Nos llevará directamente a St. James Park.

Seguimos la calle perpendicular al parque hacia la izquierda o, si el tiempo lo permite, continuamos por sus senderos interiores. Algo muy bonito sobre todo en primavera.

St. James Park en Londres, visitarlo en un día
Flores en St. James Park en abril. ©2020 Viajes casi perfectos

Una vez cruzado el parque, llegamos a otro de los iconos londinenses: el Palacio de Buckingham. Es la residencia oficial de la monarca británica en Londres. Si la bandera ondea en el centro, significa que la Reina se encuentra en casa.

Originalmente conocido como Buckingham House, era un petit hôtel perteneciente al duque de Buckingham. El rey Jorge III lo adquiere en 1762 y lo convierte en residencia privada. Desde entonces y durante 75 años, sufre constantes ampliaciones y modificaciones, terminando en un edificio de cuatro alas con un patio central abierto. Su fachada actual no se construiría hasta 1913.

Buckingham Palace.

El precio de la entrada es de 24 libras (unos 27,35 euros) para adultos y 13,50 (unos 15,35 euros) para niños. Los menores de 5 años tienen la entrada gratuita. En este caso, no puedo dar mi opinión personal, porque aún no he tenido la oportunidad de visitar su interior. El horario es de 09:30 a 19:00 de julio a finales de agosto, y hasta las 18:00 en septiembre.

El famoso cambio de guardia se lleva a cabo diariamente a las 11:30, de mayo a julio. El resto del año se suele celebrar cada dos días. Por si es de vuestro interés, os dejo el enlace con los horarios.

La Guardia de Gales en Buckingham Palace.

Hyde Park

Dejando Buckingham Palace a nuestra izquierda, podemos seguir por la llamada Constitution Hill, que lleva hasta el Wellington Arch, justo enfrente del Hyde Park Corner. Si os apetece podéis caminar un poco más por el parque o simplemente sentaros a descansar.

Si las ganas y el tiempo aún os lo permiten, desde Wellington Arch seguimos por Knightsbride, que nos lleva hasta Harrods. Un poco más allá, llegamos al Victoria & Albert Museum, seguido del Natural History Museum. Ambos merecen una visita cuando dispongáis del tiempo suficiente.

Prolongación del itinerario
Prolongación del itinerario, por si aún tenéis tiempo y ganas.

Si caminamos por la calle entre ambos museos, iremos a parar de nuevo a Hyde Park. A nuestra izquierda estarían el Albert Memorial, monumento dedicado al esposo de la Reina Victoria, y el Royal Albert Hall.

Natural History Museum de Londres. Para adicional en el itinerario.
Fachada principal del Natural History Museum. ©2020 Viajes casi perfectos

Tras descansar un rato en Hyde Park y como os decía al principio, nosotros cogimos el autobús de vuelta al aeropuerto en Victoria Station, pero también tiene una parada Baker Street. Ambas opciones se encuentran bastante cerca del parque.

Autobús al aeropuerto desde Baker Street.
Parada del autobús al aeropuerto en Baker Street.
Autobús al aeropuerto desde Victoria Station.
En Victoria Station también se puede coger el autobús de vuelta al aeropuerto.

Aquí finaliza el que nosotros creemos es el mejor itinerario para visitar Londres en un día. Es un recorrido intenso, que necesita de unas cuantas horas de caminata para ser completado. Pero el esfuerzo merece la pena.

¿Has visitado ya Londres en un sólo día?¿Crees que se nos ha olvidado añadir alguna otra parada imprescindible? ¡Déjanos un comentario!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.